Prohibido turistas: El caso del Parque Tayrona


Parque Tayrona

 

Como ya hemos comentado en otros post, el turismo es una actividad que produce muchos beneficios , pero también provoca un impacto negativo en los destinos.

Existen determinados lugares, que por sus características naturales o sociales, son susceptibles de sufrir un mayor deterioro cuando reciben turistas. Ya vimos el caso de Venecia y las medidas que está tomando contra el turismo masificado, algo que están haciendo otras localidades como Barcelona, para luchar contra ese turismo desmedido y perjudicial.

Sin embargo, hay veces que la práctica del turismo, aunque éste sea responsable y sostenible, está limitada por diferentes cuestiones. Este es el caso del que queremos hablar hoy, el Parque Tayrona en Colombia:

Situado en la Sierra Nevada, la montaña de costa más alta del mundo, el Parque Natural Nacional de Tayrona es un lugar idílico, de abundante fauna y playas de arena blanca bañadas por el Mar Caribe. En este lugar habitan los pueblos indígenas Arhuaco, Kogui, Wiwa y Kankuamo, que junto con la Dirección de Parques Nacionales, han acordado añadir dos períodos más de cierre al público del Parque Tayrona, además de la suspensión por un mes que se realiza anualmente.

Julia Miranda Londoño, la Directora de Parques Nacionales ha indicado que el cierre del Parque, que tiene declarada una capacidad de carga turística de 6900 turistas al día, “se hará en tres momentos del año definidos por ellos, según el calendario lunar, como los más importantes para el beneficio del ecosistema, de la fauna y de la flora en el área protegida”

 

Turismo en Parque Tayrona

Foto: Parques Nacionales

Por tanto estas restricciones obedecen a un criterio más espiritual, como ha indicado el Gobernador del Cabildo Indígena, José De Los Santos Sauna, que ha declarado que “nosotros tenemos un calendario de solsticio lunar en donde no puede entrar la gente, para que el mundo espiritual pueda fortalecer las montañas y los ríos, para restablecer el equilibrio y la conservación ambiental del Parque Tayrona y el territorio”

 

Esta decisión, ¿beneficia o perjudica?

Restringir la llegada de turistas puede parecer beneficioso a priori, y sin duda, si se trata de controlar el turismo masivo, es siempre beneficioso. Sin embargo, en este caso no estamos hablando de un turismo descontrolado e insostenible, sino de una tipología de turistas que apuestan por el ecoturismo y están concienciados con el respeto al medioambiente.

Julia Miranda Londoño, la directora de Parques, ha resaltado que “los beneficios que han traído todos estos años de cierre de un mes en febrero han sido inmensos; hemos hecho monitoreos de fauna que ha resultado extraordinaria,  que incluso baja a la playa y que sale a las áreas en donde generalmente están los visitantes”

Sin embargo, para los Operadores de Turismo de la zona, la decisión de este cierre supone un duro golpe no solo al Turismo, sino también a los campesinos y comunidad residente en la zona que depende de estas playas.

 

Estamos por tanto ante el dilema de promover un turismo sostenible que ayude a incrementar la riqueza de la zona y de sus poblaciones, o la restricción de todo tipo de turismo, que beneficie a las especies animales, a los ecosistemas y a preservar de forma natural los recursos naturales del lugar.

 

Destinos

ColombiaParque Tayrona

Déjanos tu comentario