Qué es el Turismo Sostenible

que es el turismo sostenible

que es el turismo sostenible

En el post anterior, hemos definido el concepto de desarrollo sostenible. Ahora, al aplicarlo al Turismo, nos preguntamos qué es el turismo sostenible.

Según la Organización Mundial de Turismo (OMT), “el turismo sostenible es aquel que atiende a las necesidades de los turistas actuales y de las regiones receptoras, y al mismo tiempo protege y fomenta las oportunidades para el futuro.  Se concibe, como una vía hacia la gestión de todos los recursos de forma que puedan satisfacer las necesidades económicas, sociales y estéticas, respetando al mismo tempo, la integridad cultural, los procesos ecológicos esenciales, la diversidad biológica y los sistemas que sostienen la vida”

Esta definición tan extensa, detalla las principales características, y nos explica los 3 pilares fundamentales sobre los que se sustenta el turismo sostenible: medioambiental, económico y social

 

1. Medioambiental

 

El turismo es una de las principales actividades económicas a nivel mundial, y la principal industria de muchos países, entre los que se encuentra España. Su impacto es enorme para los turistas y para los destinos que reciben a estos turistas.

Desde el punto de vista medioambiental, el turismo supone una grave amenaza para los destinos que sufren su impacto en forma de contaminación, aumento de basura y residuos, explotación de recursos naturales, pérdida de biodiversidad, deforestaciones, etc.

Por todo esto, para llevar a cabo un turismo sostenible, es imprescindible tomar medidas de gestión medioambiental que minimicen estos impactos, y que ayuden a lograr una perdurabilidad en el tiempo para los futuros visitantes. Se hace obligatorio asegurar unas políticas de conservación del medio ambiente y los recursos naturales, de gestión sostenible de energía y agua, de tratamiento de residuos y fomento del reciclaje, etc.

 

2. Económico

 

El turismo está instaurando en prácticamente cualquier lugar del planeta. Unos destinos está muy masificados y otros, menos explotados. Pero de una manera u otra, prácticamente todas las regiones del mundo están abiertas al turismo y reciben visitantes. Como cualquier industria, el turismo genera un flujo económico, no solo de los turistas al destino, si no también, dentro del propio destino.

Un turista, al visitar un destino concreto, impacta económicamente en esa localidad: se aloja en un hotel, come en restaurantes, compra recuerdos en tiendas, reserva una excursión por la zona, visita un pueblo cercano, etc.

Este turista, está impactando económicamente en la zona a la que está visitando, haciendo un gasto en las empresas que le ofrecen lo que él busca. Pero además, el ayuntamiento de esa localidad, ha invertido recursos económicos para dotar al municipio de los servicios necesarios para acoger al turismo: limpieza, seguridad, sanidad, carreteras, etc.

Por tanto, podemos decir que el turismo genera riqueza, a la vez que genera inversión en la zona para poder atraer más turismo. Es un círculo de impacto económico muy beneficioso para el destino turístico. Ahora bien, este círculo económico es beneficioso si se desarrolla de forma sostenible:

 

La gestión sostenible del turismo desde el punto de vista económico, debe fomentar el reparto de la riqueza que genera esta actividad, apostando por empresas locales, productos de la zona, o la empleabilidad de personal local.

 

Es decir, la riqueza debe repercutir en la población y empresas locales. No sirve de nada generar beneficios económicos que vayan a manos de grandes empresas foráneas: grandes cadenas hoteleras, multinacionales textiles, grandes cadenas de alimentación ,etc.  Debemos apostar por un reparto equitativo de la riqueza que beneficie a todos.

 

3. Social

 

El turismo es una industria intrusiva, que afecta a la población que reside en un destino concreto. Desde el punto de vista social, el impacto del turismo afecta a la cultura local de manera positiva, al acercar otras culturas, razas, credos y formas de pensar, nuevos espectáculos y nuevas formas de cultura. Pero también impacta de manera negativa, ya que en muchas ocasiones, se produce una pérdida de identidad local con el fin de satisfacer a los turistas para hacerlos sentir más cómodos.

Hoy en día, en el mundo hiperglobalizado en el que vivimos, los países tienden a estandarizar su forma de vida: consumimos los mismos productos, el mismo cine, las mismas tecnologías, etc. Muchos lugares pierden su esencia a cambio de ofrecer un producto homogéneo atractivo y reconocible para el turista: En el centro de las grandes capitales mundiales, encontramos las mismas marcas de ropa o las mismas cadenas de restaurantes. Esto supone una enorme pérdida de identidad cultural en favor del consumismo y del turismo.

En muchas ocasiones, se produce una perdida de identidad local con el fin de satisfacer a los turistas para hacerlos sentir más cómodos.

 

Por tanto, para favorecer un turismo sostenible desde el punto de vista social, debemos apostar por fomentar la cultura y tradiciones locales, apoyando a las empresas de la zona, los pequeños comercios, los pequeños agricultores, etc.

Todo destino turístico tiene unas características y atractivos propios, que son los que deben ponerse en valor a la hora de ofertar y promocionar sus recursos.

 

Conclusión

 

A modo de resumen podemos decir que el turismo sostenible es una forma de entender el turismo que se centra en hacer perdurable esta actividad, cuidando el medio ambiente y los recursos naturales, fomentando una redistribución justa de la riqueza, y apostando por la singularidad local.

 

DestacadosIdeas y conceptos

Déjanos tu comentario